viernes, febrero 23, 2024

“La Inteligencia Comunitaria Ecológica es clave para crecer como seres humanos”

En tiempos de Inteligencia Artificial, se impone cultivar la acción colectiva para construir sociedades más inclusivas y respetuosas del medio ambiente.

Por Patricio Sutton, Director de la Red Comunidades Rurales

Foto: Gentileza Almudena Van der Ghote

Hoy todos hablamos de la Inteligencia Artificial. Tiene su origen en la Inteligencia Colectiva pero al estar mediada por las nuevas tecnologías su poder de procesamiento de datos e información excede al de cualquier ser humano. Más que temerle debemos comprenderla y aprender a utilizarla.

Vivimos en sociedades donde la aceleración parece el único camino posible para el progreso de la humanidad.   No hay mucho espacio para la reflexión, menos aún para que los diferentes tipos de inteligencia puedan complementarse y actuar colaborativamente.

Especialistas como Howard Gardner y Daniel Goleman, describieron respectivamente las Inteligencias Múltiples y la Inteligencia Emocional. Ello abrió nuevos horizontes dejando atrás herramientas insuficientes de medición y valoración como el coeficiente intelectual.

Teniendo en cuenta los desafíos actuales quiero referirme a la Inteligencia Comunitaria Ecológica. Les comparto mi definición; “Es aquella que desde nuestra rica diversidad podemos integrar y enfocar hacia nuestro desarrollo junto a otros, cuidando a su vez el entorno ambiental que nos da vida”.

Parto de esta premisa; ¿Para qué utilizar nuestra inteligencia si no es para cuidarnos y ayudarnos a crecer como seres humanos?, si no es útil para un desarrollo humano justo y ambientalmente sostenible.

Pueden existir un montón de tipos de inteligencias pero si no las integramos para el bien común y con una mejor comprensión ecológica, no vamos a llegar muy lejos, no al menos sin una enorme inequidad, desesperanza y sufrimiento.

La Inteligencia Comunitaria Ecológica  ayuda a mejorar el aprendizaje individual y grupal, pero no es innata, hay que desarrollarla. Somos naturaleza pero a su vez somos seres complejos en sociedades y contextos interculturales que son dinámicos, inequitativos, acelerados e inciertos.

Su utilización es la mejor respuesta adaptativa que podemos aportar como especie; eso es humanidad. Lo otro, es un bípedo implume rumbo a un universo de realidad virtual desconectado de su entorno ambiental y desconectado de la posibilidad de construir un nosotros. Lo otro, es un ser empático light, de apariencia sana pero sin gusto a nada. Un individuo, no una persona, y lo que necesitamos son más personas, no tantos individuos. Los jóvenes quieren ejercitar ese tipo de inteligencia pero precisan ejemplos inspiradores.

En la Red Comunidades Rurales promovemos su uso e iteración mediante diferentes acciones y programas. Pueden ver ejemplos en el Banco de Proyectos Comunitarios Rurales y en el Encuentro Global de Fútbol Comunitario Rural.

Muchas otras organizaciones, redes, equipos y grupos desde diferentes sectores sociales, lugares y culturas, también lo hacen. Contagiemos esas prácticas, transformémoslas en hábitos; podemos cambiar nuestra forma de ser parte de este milagro existencial.

 

¿Qué atributos caracterizan a la Inteligencia Comunitaria Ecológica?

Surge de los intereses y motivaciones presentes o latentes en un grupo o comunidad.

Nos desafía al co-diseño, a la co-creación, a la cooperación, a pensar y actuar con el otro en vez de por el otro, contra el otro o para el otro.

Nos permite una inmersión plena y presencial en la experiencia.

Desde la buena gestión de la complementariedad mejora el balance entre las fortalezas y debilidades que naturalmente poseemos.

Nos ayuda a buscar la convergencia de ideas que cada persona desde sus propios tipos de inteligencia puede aportar.

Eleva los talentos y capacidades individuales, dándoles la posibilidad de brillar en un equipo, en un grupo, en un colectivo de personas.

Sirve para evolucionar de un modo intercultural y colaborativo basándonos en los conocimientos y avances tecnológicos que vamos adquiriendo mediante un aprendizaje profundo de la naturaleza. Nos adecuamos a ella, no al revés.

Favorece la creatividad y la innovación.

Nos expone a la diversidad, la comprendemos y nos enriquece.

En vez de excluirnos nos invita a la participación.

*Mediante un proceso innovador crearon un Banco de Proyectos Comunitarios Rurales que ya integran casi 300 organizaciones de base comunitaria e instituciones de diferentes sectores sociales. Más info sobre actividades y programas: red@comunidadesrurales.org y en FacebookInstagram, Linkedin  

Sobre el taller que dictará  entre el 30 de junio y 4 de agosto    

 

Otras notas de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Las más leídas