domingo, abril 21, 2024

Compras inclusivas: los proveedores que suman valor

OSC, cooperativas y otros actores de la economía social se consolidan como proveedores de grandes empresas que al elegirlos, generan empleo y contribuyen al desarrollo local.

Por Noelia Leiva

Hacer el inventario, revisar la base de proveedores, analizar los insumos necesarios para afrontar los cambios: los procesos habituales del inicio de un año en toda empresa pueden ser realizados desde una perspectiva inclusiva.

Cada vez más organizaciones sociales, cooperativas o pequeños productores se convierten en sus proveedoras a partir de ofrecer productos realizados bajo criterios de sustentabilidad, solidaridad e inclusión sociolaboral. Así, comprar y vender puede dar oportunidades de crecimiento a personas que lo necesitan.

Crear soluciones con impacto

“Acciones disruptivas” es el concepto común en las prácticas de compras inclusivas. Para La Usina, se trata justamente de eso: “Llevamos adelante acciones disruptivas en torno a la inclusión laboral de las personas con discapacidad. A partir de nuestra propia evolución y de ir viendo la situación en el terreno, creamos soluciones que buscan impactar, darle una vuelta de rosca”, contó Javier Lioy, director de ese ecosistema.

De él es parte Gota, un estudio de comunicación profesional formado por diseñadores, publicitarios y un equipo de creativos con discapacidad intelectual que ofrece servicios de comunicación y “transformación cultural” a grandes organizaciones como Farmacity, Sodimac y Carrefour, entre otras. También lo integra Redactivos, que produce objetos para las empresas u obsequios institucionales elaborados por personas con discapacidad. Ya armó red con más de 15 emprendimientos a los que asisten cerca de 600 trabajadores con discapacidad, que venden el producto de su trabajo para marcas como Havanna, Hipoglos y Muss.

Talento libre de sesgos

“En cualquier equipo, de 100 pasos que se hacen puede que uno salga con un error. En nuestro caso, la falla está asociada con una connotación vinculada con la discapacidad. Por eso siempre tenemos internamente una postura de que nuestros productos cumplan o superen las expectativas”, explicó Lioy. “Nuestro objetivo es ir desmitificando, cambiando algunas miradas y abordajes y promover el reclutamiento de talentos libre de sesgos”, recalcó.

Para que funcione positivamente, la clave es que este tipo de proveedores sean parte de la cadena de valor de una empresa, no solo una acción aislada de responsabilidad social empresaria. La transformación de la cultura de una compañía -y de los distintos mercados en general- tiene que ver con adecuar los procesos bajo el concepto de ajustes razonables y poner el foco en la riqueza de la diversidad.

Inclusión en todas las escalas

En 2018, un grupo de mujeres de Rafaela, Santa Fe, se unió para poner en marcha un emprendimiento textil que recibió el apoyo de la municipalidad local bajo el programa Cadenas de Valor Inclusivas. Oreja de Negra sostuvo su trabajo durante la pandemia, cuando se convirtió en la primera cooperativa del interior del país en producir los solicitados barbijos AtomProtect.

 

“Somos mujeres con un mismo objetivo: generar ingresos dignos para poder ser sostén de nuestras familias. Muchas de nosotras están solas y tienen niños a su cargo”, expresó su presidenta, Melisa Villareal.

Tras la pandemia, el equipo se vio en la obligación de redireccionar la producción. “Tenemos una fortaleza que es dialogar entre nosotras y ponernos de acuerdo hacia un mismo horizonte. El espíritu emprendedor y guerrero nos une”, recalcó la referente. Así, lograron confeccionar ropa de trabajo y uniformes escolares, y se convirtieron en proveedoras de una escuela local, lo que muestra que los proyectos inclusivos o sociales no solo pueden articular con grandes empresas sino consolidarse como eslabones sustantivos en el mercado regional.

Es que elegir este tipo de actores aporta productos con un alto valor de dedicación y calidad, a un precio accesible que diversifica la cartera de proveedores al mismo tiempo que generan ingresos sostenibles para personas que en una agresiva disputa entre oferta y demanda quedarían excluidas del circuito.

Hacer match

Si hay un proyecto social que quiere ofrecer un producto y servicio y una empresa, comercio u organismo público que quiere encontrar un proveedor diferente que aporte valor a una determinada población o comunidad, solo queda tender un puente. A eso se dedica CODE, un gestor- distribuidor de oportunidades que nació en Mendoza en 2017 y que en la actualidad teje lazos en toda Argentina y América Latina. Metrogas, Arcor e YPF confiaron, entre otros, en su capacidad de conexión.

Mediante procesos de consultoría y asistencia técnica -especialmente con referentes de compras y sustentabilidad- la organización se propone “coordinar un mecanismo de autoevaluación y planificación para diseñar de manera conjunta una política y un procedimiento de consumo que esté alineado a la lógica de inclusión social de unidades productivas asociativas de pequeña escala”, explicó Ariel Torti, responsable de proyectos técnicos de CODE. Ese proceso se logra tras alrededor de ocho reuniones y contempla ejecutar dos compras “testigo” que muestren cómo funciona el circuito definido y permitan evaluar los resultados.

Así, una empresa que quiera innovar en su procedimiento de compra para incorporar actores de la economía social u organizaciones de la sociedad civil puede adecuar algunos pasos de su manejo interno como

“adelantar pagos que funcione como capital para que se pueda iniciar la producción, anticipar tiempos de pedidos para dar plazos diferenciales para la elaboración en general artesanal de los productos y acompañar las instancias de alta e ingreso de facturas”, enumeró Torti.

También sirve pagar en plazos cortos, que es útil para unidades productivas que no tienen la capacidad financiera para esperar, y dar un “acompañamiento integral al proveedor a los fines de fortalecer sus capacidades”.

En un contexto donde la competencia es tendencia, las compras inclusivas son una forma de aportar valor agregado y abrir la puerta del mercado a actores que llevan historias de lucha y transformación detrás de cada producto o servicio.

Te recomendamos esta nota sobre el trabajo que realizan las empresas con programas de compras inclusivas

Más enlaces de interés  

La Usina

Gota

Redactivos

Oreja de Negra

CODE

 

Otras notas de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Las más leídas