viernes, julio 19, 2024

“Nadie tiene su pasado como destino”

Leandro Caamaño es arquitecto y fundador de Juaga, la empresa de triple impacto que genera oportunidades laborales para personas privadas de su libertad

Leandro Caamaño es arquitecto y fundador de Juaga, la empresa de triple impacto que genera oportunidades laborales para personas que están privadas de su libertad.

Juaga puso en marcha un taller textil en la Unidad 26 de La Plata, para brindar formación laboral y oportunidades laborales a personas que están privadas de su libertad, a partir de la fabricación de productos textiles de diseño único con materiales sustentables.

“La moda tiene el poder de transformar vidas y comunidades. Abordamos la desigualdad social y ofrecemos oportunidades significativas para aquellos que han enfrentado barreras y quieren rediseñar sus vidas fuera del delito”, afirman desde Juaga.

En el taller “se trabaja con quienes están en contexto de encierro, a quienes también les dictamos cursos sobre cómo usar la máquinas para aprender a coser y capacitaciones sobre costura”, detalla Caamaño.

Durante varios años, Leandro trabajó en una área administrativa dentro del Sistema Penitenciario, por lo que siempre conoció las experiencias de las personas que estaban privadas de su libertad de cerca.

A la par, se formó en su carrera (“que tiene muchísimas aplicaciones, desde diseñar una casa o una silla hasta una prenda”) y comenzó a involucrarse en talleres. “Ya conocía lo que hacía falta, conocía la problemática, dónde podía dar una mano”, relata el creador de la empresa.

Los orígenes

En 2018, le propusieron a Caamaño lo que sería la semilla de Juaga: usar un espacio disponible de la Unidad 1 de Olmos para dar una capacitación sobre costura y empezar a trabajar con las personas que ya venían participando en la confección de colchones, que tenían experiencia en el manejo de materiales.

En ese lugar crearon algunos prototipos de prendas y luego el equipo se mudó a la Unidad 8, para regresar más tarde a la 1 y finalmente ubicarse en la 26, que se encuentra al lado. Allí, el régimen que tienen las personas privadas de su libertad es semiabierto, lo que significó “una mejora en su calidad de vida” para quienes trabajaban con Juega y también fueron trasladados de penal.

Inclusión transformadora

Juaga es una de las 100 organizaciones privadas, públicas y sociales que componen la Red Creer, que tiene como objetivo brindar experiencias de formación dentro de las cárceles y oportunidades reales de acceso a un trabajo tanto durante como luego de la privación de la libertad.

Para ello, cuenta con la presencia estratégica de empresas inclusivas como la de Caamaño, que son clave al generar empleo y acompañar en todo el proceso de aprendizaje de la actividad a quienes contratan.

“Para muchas personas el primer contacto con el Estado es la cárcel, porque no fueron a la escuela o no trabajaron antes”, explica Caamaño. “Si nunca fuiste a la escuela o trabajaste, no tenés una rutina o la idea de tener ciertas responsabilidades. Cambiar eso es lo que tratamos de lograr”, define.

Pensar en las personas y el planeta 

Dentro de la Red Creer hay empresas y organizaciones con focos de interés diferente, y el objetivo común de generar trabajo perdurable a personas que ya están o estuvieron en el encierro. Juaga en particular se ocupa de que su producción sea sustentable, porque entiende que a la vez que se cuida a las personas se debe preservar a la gran casa donde viven, el planeta.

“Cuando empezamos a planificar cómo queríamos que fuera nuestra empresa, buscamos que tuviera el menor impacto posible en el medio ambiente y al mismo tiempo colaborar con un sector vulnerable”, explica Caamaño.

Proveedores responsables

La industria textil es la segunda más contaminante a nivel mundial, por lo que buscaron proveedores que trabajen con material biodegradable, tinturas naturales y un compromiso con el tratamiento de los residuos que generan.

Las prendas que elaboran son para vender al público y también para marcas que comparten la perspectiva verde. Cuando no hay encargos, realizan capacitaciones para seguir optimizando la producción y la relación con las personas con las que trabajan. 

“Entendemos que las personas están pagando su condena. Sí vemos que la cárceles están llenas de pobres, de personas que en general vienen de sectores vulnerables donde no tuvieron el amor, la educación y la alimentación que toda persona necesita”, reflexiona. La Red trabaja para que esas situaciones no sean condicionantes para el después de los muros.

Según recuerda Caamaño, en el penal Olmos había escrita una frase que sintetiza ese objetivo: “Nadie tiene su pasado como destino”.

Para conocer más de Leandro Caamaño, mirá esta entrevista

Más información sobre Juaga aquí 

Instagram y Tik Tok: @juaga.design

Acerca de Red Creer

Es un espacio colaborativo y multiactoral para el diseño, la implementación y la evaluación de distintas iniciativas de impacto colectivo orientadas a la inclusión socioeconómica de personas privadas de la libertad o liberadas, y para sus entornos directos. Está conformada por más de 130 organizaciones privadas, sociales y públicas de todo el país.

Otras notas de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Las más leídas