viernes, febrero 23, 2024

Los humedales son clave en la mitigación del cambio climático

La costa de Argentina alberga casi 210 mil hectáreas de marismas, lo que corresponde a más del 95 por ciento de todas las marismas de la Costa Atlántica de Sudamérica.

Especialistas del Conicet cuantificaron el carbono que capturan y almacenan las marismas de la Costa Atlántica de Sudamérica. Así, demostraron la importancia de conservar estos humedales para contrarrestar los efectos del cambio climático, según un artículo publicado en la revista especializada Nature Communications.

Las marismas son ambientes “intermareales vegetados” ubicados entre la tierra y la costa, fisonómicamente, suelen tener una apariencia semejante a la de los pastizales; se desarrollan en áreas reparadas, como lagunas costeras, bahías o estuarios, con grandes aportes de sedimento que contribuye a la formación de suelo.

Las especies de plantas que las componen son tolerantes a la salinidad y poseen un sistema de raíces imbricado que les da estabilidad y ayuda a entrapar las partículas de sedimento que llegan principalmente transportadas por las mareas, por sus particularidades, estos ecosistemas albergan una biodiversidad única.

Especialistas del Conicet en el Laboratorio de Ecología del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (IIMyC, CONICET-UNMdP) caracterizaron y cuantificaron, a través de “un exhaustivo trabajo de campo, el carbono azul -carbono secuestrado y almacenado en ecosistemas costeros vegetados- de las principales marismas de la Costa Atlántica de Sudamérica a lo largo de unos 3 mil kilómetros de costa”, precisó el Conicet.

Preservar los ecosistemas

La costa de Argentina alberga casi 210 mil hectáreas de marismas, lo que corresponde a más del 95 por ciento de todas las marismas de la Costa Atlántica de Sudamérica.

“El estudio determinó que las marismas de Argentina capturan en promedio casi 48 toneladas de carbono por hectárea por año y almacenan en sus suelos más de cuatro millones de toneladas de carbono. Esto resalta la importancia de conservar estos ecosistemas como medida de mitigación al cambio climático”, señaló Paulina Martinetto, investigadora del Conicet y líder del proyecto de investigación.

En este contexto surge el concepto de carbono azul (blue carbon) que destaca el rol que cumplen los ecosistemas costeros vegetados (marismas, manglares y pastos marinos) como excelentes captadores y almacenadores de carbono.

“Bajo los escenarios presentes y futuros de cambio climático resulta indispensable cuantificar el rol de los ecosistemas naturales en capturar y almacenar dióxido de carbono atmosférico, principal gas de efecto invernadero”, amplió Martinetto.

La investigación además actualizó las estimaciones globales recopilando la información disponible y sumando los datos generados en este estudio que presentaron valores más bajos de los que previamente se habían reportado. Esto sugiere que las bases de datos globales no solo estaban sesgadas a datos del hemisferio norte sino que también a sitios con valores altos.

Otras notas de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

I agree to these terms.

Las más leídas